Restauración Villa de Emergencia - Anteproyecto


Desde los comienzos de la ciudad de Buenos Aires, las leyes de indias creada por los españoles (mostraba una trama urbana en damero con un casco histórico y dos postas, los barrios de Flores y Belgrano), excluían a las tierras bajas y pantanosas del sur de la ciudad pegadas al riachuelo. En donde en forma espontánea se fueron asentando gente que construía sus casas allí.

Luego esos asentamientos informales se transformaron en barrios integrados a la ciudad. Hoy sucede algo similar con los asentamientos informales que conocemos como villas de emergencia en la actual ciudad de Buenos Aires.

Y como en el pasado pueden ser futuros barrios que formen parte de ella. Con servicios adecuados, espacio público, equipamiento urbano, hospitales, centros educativos y comerciales, etc. Urbanizar las villas de la ciudad es una oportunidad de progreso para los habitantes que viven allí. Habitantes de una ciudad de seres libres e iguales con casa propia como refugio para vivir. Con derecho a la vivienda, como derecho universal. Erradicando todo tipo de males sociales.

Una vivienda es un espacio destinado al refugio, disfrute y protección de las inclemencias climáticas. Clasificadas en Confortables, mediana, modesta y precaria. Según su nivel social.

Utilizando a la arquitectura y al urbanismo como herramientas generadoras de cambios y tratando de abordar a una ciudad más inclusiva, integradora, continua, digna, múltiple, productiva, accesible, y por sobre todas las cosas una ciudad y una sociedad equitativa.

Les agradezco a mis compañeros de facultad por haberme hecho madurar como profesional, pero por sobre todas las cosas, por hacerme un hombre honrado. Gracias compañeros míos, Pablo, Gabriel, Fabián, Rodrigo, Vedra, Natali, Federico, María, Fernanda, Nicolás, Eugenio, Diego, Matías, Juan, German, Ignacio, Los amo.

Casa Colectiva en Parque Patricios - Molina 4 - año 2012



Memoria descriptiva.

La vivienda colectiva se implanta en una esquina de Parque Patricios, adoptando
la forma de un claustro, con un patio interior central que actúa como ámbito
recreativo y de intercambio entre sus habitantes.
La disposición de cada unidad crea distintas espacialidades que generan lugares
significantes dentro del edificio, con una morfología escalonada en las fachadas
que dan al patio interior, creando un juego de volúmenes bajo la luz.
El patio interior tiene un tratamiento paisajista que se integra al proyecto
arquitectónico existente y que toma parte del lenguaje estético tradicional
del barrio: se desarrolla casi en su totalidad a un mismo nivel, remarcando
su perímetro con cambios de textura, color, materiales, vegetales y usos, patrón
que también vincula al patio con los pasajes.
La presencia de algún elemento escultórico, diferencias de solado, de mobiliario
ó de vegetación determinan en este espacio abierto, áreas moduladas que se
relacionan entre sí y con la morfología del conjunto, pero que tienen su propia
identidad que las hace reconocibles, como la huerta comunitaria, la placita de
los niños, el jardín nativo, el jardín del estanque, el patio de los limoneros,
la fuente menor  ó la fuente del sol.
De noche la iluminación puntual reforzará estos aspectos particulares resaltando
la textura de algún tronco de árbol, del follaje, del pedregullo, reflejando el agua
de la fuente, haciendo foco o proyectando sombras.  
Los bordes exteriores del patio se expanden con la vegetación hacia la vereda,
toman la planta baja y trepan por las columnas, otorgando liviandad al conjunto
de viviendas que parece suspendido en el aire.

Conceptos del Pasaje.

El pasaje es una forma de generar espacio público funcional polivalente, que
sea un lugar único de intercambio para los vecinos que le dé una identidad
al proyecto, a la manzana y al barrio.
Este proyecto trata de seguir con la tradición del barrio y de las casas del
fragmento, deseando tener identidad propia, y logrando así ser un nuevo edificio
en el sentimiento de los vecinos. Es por eso que, buscando seguir con esa idea,
se creo el pasaje, donde se mantiene la esencia del ser porteño, la vida de
un barrio, y donde queda inmune a la vorágine de la modernidad consumista,
respirando aires de tradición, romanticismo y poesía.
Pasajes como existen en la zona sur y norte de la ciudad de Buenos Aires.
Nostalgias de otras épocas, donde todo era más puro, reflejo de la vida de
aquel entonces de cada barrio, donde se muestra la identidad más profunda
de la gente. Ahora, esa identidad quedó grabada en las fachadas de sus casas,
en sus veredas, y en sus adoquines.
Es una parte de la trama urbana que se mantiene inalterable al paso del tiempo,
es por eso, que me atrajo e inspiró para diseñar, y que sea parte de mi proyecto.

Conceptos de Implantación.

1- Continuidad de la espacialidad en las áreas del edificio, que se integran con  las
zonas de circulación horizontal.
2- Continuidad de los espacios abiertos comunes y de las situaciones de
intercambio que generan.
3- Conectividad de la manzana, con senderos interiores (caso Casa Valentín Alsina).
4- Revalorización de las veredas, iniciado en la casa Valentín Alsina, mediante el
ensanchamiento de la vereda de la calle 24 de Noviembre.
5- Potenciar en el proyecto la relación de espacio público y zonas verdes que
nos aporta el Parque Patricios.
Una de las razones por las cuales no funciono el sendero que propuso la casa
Valentín Alsina, fue por no haber tenido continuidad en el interior de la manzana.
En nuestra propuesta el pasaje tendrá continuidad para unir las calles que
conforman la manzana, creando así un lugar de socialización para los vecinos,
en un espacio público nuevo para el barrio, y las nuevas casas colectivas de
viviendas. Estos ámbitos enriquecerán las visuales desde los edificios cercanos,
 y brindarán ambientes  cálidos  e íntimos, como los de los tradicionales pasajes
de Buenos Aires.

Memoria Conceptual.

El Polo Tecnológico trae a Parque Patricios un centro de atracción que generara
un nuevo estilo de vida en el Barrio. Por eso, es nuestra misión conservar
la esencia de las costumbres de la gente del barrio. El nuevo edificio quiere tener
su propio significado y seguir con los conceptos de las casas colectivas que
posee el fragmento. En especial la de recrear sus patios interiores, con su calidez,
alegría y poesía. Y también siguiendo con la forma de enriquecer sus veredas
dándole algo al barrio, para que haya intercambio en sus zonas verdes, asientos
y lugares para estar como el pasaje.
Que el edificio siga con la tradición del barrio, pero a su vez traiga aires nuevos
para el hombre de hoy.
Que pasar por las veredas del terreno sea algo placentero y recordado como
significado de un nuevo hito del barrio, como lo son las casas Valentín Alsina y
Patricios. Recrear la vista con sensaciones, como un aporte al barrio con veredas
con vegetación, lugares para sentarse y visuales al jardín interior del proyecto.
Espacio público: El conjunto de viviendas como lugar de intercambio, tanto en
el interior como en el exterior. Generando lugares exteriores y espacios interiores
(proyecto), en los cuales los vecinos vivan en armonía. Que haya dos situaciones
de intercambio, uno generado entre vecinos del edificio en el interior del conjunto,
y otro generado entre vecinos del barrio en las veredas del proyecto.
El dominio privado tendrá viviendas íntimas y confortables en donde sean un
refugio único para cada persona. Tratando de satisfacer y enriquecer su
estilo de vida.
Las premisas de más importancia son enriquecer las veredas (vía pública) y dar
el máximo de confort a los ambientes de las unidades de vivienda.
También se pensó la implantación desde cinco puntos de vista a emplearlo en
la manzana por futuros edificios que sirvan para producir instrumentos de transformación y consolidación urbana.