La ciudad es una oportunidad

La ciudad se basa en tres conceptos: Ciudad (como lugar abierto y significante), espacio público y ciudadanía. Y con tres condiciones: crear ámbitos de seguridad, la proximidad de las relaciones y el ambiente ciudadano, y la calidad del entorno. Es el lugar para la creación colectiva de la vida cotidiana, de intercambio entre seres libres e iguales. La ciudad como significado de identidad individual y colectiva, que conviven con el conflicto latente como progreso para la ciudad y sus ciudadanos.

La ciudadanía es una conquista cotidiana. Las dinámicas segregadoras, excluyentes, existen y se renuevan permanentemente. La vida social urbana nos exige conquistar constantemente nuevos derechos, o hacer reales los derechos que poseemos formalmente. El ciudadano lo es en tanto que ejerce de ciudadano, en tanto que es un ciudadano activo, partícipe de la conflictividad urbana. 


La ciudad es la realización humana más compleja, la producción cultural más significante que hemos recibido de la historia. La ciudad como lugar, como comunidad, concentración de población heterogénea, abierta al intercambio. Lo cual supone más orden que caos.

La ciudad es pasado apropiado por el presente y es la utopía como proyecto actual. Y es el espacio hecho tiempo. Así como no hay comunidad sin memoria tampoco hay ciudad sin proyecto de futuro.

“La ciudad es intercambio, en la plaza, en el comercio. Intercambio de bienes y servicios, de ideas de información. El intercambio supone paz y reglas, convivencia y pautas informales que regulen la vida colectiva”. La ciudad es pensar el futuro y luego actuar para realizarlo.

Libro de consulta: La ciudad conquistada. Jordi Borja.



































































































































































































































































































No hay comentarios :